Últimas Noticias

11/05/2011 Economía

Plantas alimenticias bloqueadas en el Parque por reclamo salarial

 

Trabajadores de Mc Cain bloquearon el acceso a la planta en el Parque.

 

En una semana signada por los conflictos laborales en el Parque Industrial de Pilar (PIP), ahora llegó el turno de los trabajadores de las empresas alimenticias. Porque el gremio que las nuclea lanzó el pasado domingo una medida de fuerza en reclamo de un aumento salarial de no menos del 35% que lleve el salario básico a un piso de 4 mil pesos mensuales.

La modalidad de la huelga consistió en una paralización de actividades de dos horas por turno y en impedir durante esos lapsos de tiempo en ingreso y egreso de camiones a las plantas productivas.

En el PIP fueron varias las firmas que experimentaron los efectos del reclamo gremial. Los paros temporarios afectaron a empresas como Bimbo, Riera, Ferrero Rocher, Mc Cain, El Lazo, Sibarita, y Kruguer. Otras como Don Satur, Unilever y Knorr accedieron a otorgar el porcentaje de incremento solicitado por el sindicato y por ende sus empleados levantaron la medida y normalizaron sus tareas.

“Seguiremos con la medida de fuerza en las empresas que no accedan al reclamo de un 35% de aumento como mínimo. Bimbo ofreció un 20% más 500 pesos y no aceptamos, Riera ofreció una suma de 500 pesos y tampoco hubo acuerdo. Tampoco aceptamos el 23% que propuso Ferrero Rocher. Si no ceden ante el reclamo, vamos a profundizar las medidas de fuerza”, amenazó el secretario general del sindicato de los alimenticios a nivel local, Jorge Juárez.

Por su parte, Gabriel Rodríguez, uno de los integrantes de la comisión interna de la empresa que elabora las pizzas Sibarita, señaló que la medida continuará porque “no puede ser que una multinacional pague sueldos tan bajos; hoy el básico ronda los 2.800 pesos”. 

 

Conflictos latentes

La pretensión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de asegurar un marco sin conflictos para las negociaciones salariales entre gremios y empresas se complica día tras día. Así, luego de los piquetes del propio gremio de Hugo Moyano que afectaron durante una semana el abastecimiento de combustibles, la situación se tensó ayer en la paritaria de la industria de la alimentación, donde los trabajadores iniciaron un plan de lucha con paros por turnos de producción y el bloqueo de los accesos a diversas plantas ante la falta de avances en la negociación por el incremento salarial del sector.

Frente a la multiplicación de las protestas, que –además de las empresas del Parque- afectaron la actividad de las principales fábricas del grupo Arcor, Georgalos y Fargo, y otras plantas ubicadas en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, San Luis, Santa Fe y Tucumán, las empresas agrupadas en la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) reclamaron la urgente intervención del Ministerio de Trabajo y el dictado de la conciliación obligatoria para evitar que se profundice el conflicto, y advirtieron sobre la posibilidad de que se registren faltantes de algunos productos como consecuencia de las medidas de fuerza.

“Están llevando adelante medidas de acción directa, bloqueando los accesos a las plantas de medianas y grandes empresas y anuncian paros por tiempo indeterminado, todas prácticas ilegales porque el gremio ni siquiera ha recurrido a la conciliación”, denunció el titular de la Copal, Daniel Funes de Rioja.

 

Sin acuerdo

Un conflicto que se agudiza

El conflicto se profundizó tras el fracaso de la negociación que la federación gremial y las empresas mantuvieron el último jueves. “Se decidió avanzar con las medidas porque no hay respuestas concretas para atender el reclamo de los trabajadores”, explicaron desde la conducción sindical.

Durante las negociaciones paritarias, el gremio pidió elevar de 3 mil a 4 mil pesos el sueldo básico del sector, mientras las empresas contraofertaron con una propuesta de una suba de 24% en tres tramos. “Lo que el gremio reclama es absolutamente inviable, no podemos ni hablar de semejantes guarismos”, consideró Funes de Rioja, para quien el reclamo gremial representa un incremento de 40%.

El directivo empresario insistió en que la actitud del sindicato soslaya “todo cauce de respeto” que debe tener una negociación salarial y se mostró expectante en los efectos del compromiso que asumió Cristina la semana pasada ante la conducción de la UIA, en el sentido de asegurar que los gremios cumplan con los términos de la conciliación.


Comentarios

0 Comentarios Dejá tu comentario

Ver Ediciones Anteriores

MERCADO

Moneda Compra Venta
Dólar 7.960 8.030
Euro 9.999 9.999
Real 2.580 2.750
Ultima Actualización: 04/04 - 11:40

ENCUESTA

¿Está de acuerdo con el paro del jueves?




TAPA DEL DIARIO